INFORMES Y BOLETERÍA: 634 40 16 - 645 77 29

ANTERIORES

SIGUIENTE

PRÓXIMOS

¡Auxilio, me robaron!, es el grito ciudadano que quedó flotando en el aire después de consumado el hecho, es el sin sabor que nos dejó la irresolución del policía que atendió el caso, es la frustración que produjo la incompetencia del funcionario judicial que dejó morir el proceso en un anaquel recubierto de polvo.

 

El espectáculo está hecho en tono de humor, aquel que proviene de la absurda realidad en la que vivimos, que por ser tan cercana nos reventará de la risa al volverse espejo de lo que nos pasa cotidianamente